≡ Menu

Aprende todo sobre el Triángulo del Arte antes de una visita.

Cuando nos hablan de Triángulo, inmediatamente pensamos en las Bermudas, pero no en esta oportunidad, hoy lo invitamos a conocer el ya famoso Triangulo del Arte, es un magnifico grupo de museos que se encuentran equidistantes uno del otro en el bellísimo Paseo del Prado en Madrid, España. Es una de los lugares que no puede dejar de conocer y hoy lo invitamos hacerlo a través de la lectura. Póngase cómodo y disfrute del viaje.

TRIÁNGULO DEL ARTE

¿Qué es el Triángulo del Arte?

No les parece curioso que además del misterioso Triángulo de las Bermudas, exista también un Triángulo del Arte?, pues si que existe y se encuentra en la bellísima ciudad de Madrid, España. También es conocido como el Triángulo de Oro, se trata de un conjunto de museos que se encuentran en el famoso Paseo del Prado, ese espectacular lugar que en años de otrora era utilizado por la burguesía y la monarquía española,  para mostrar su buena vida y hablar de los demás, ese famoso cotilleo del que mucho dicen los españoles.

Este lugar que hoy en día marca el límite entre lo histórico y lo moderno o el conocido Parque El Retiro, se encuentran, el famoso Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofía. Esos tres increíbles museos conforman el conocido Triángulo del Arte y llaman la atención de más de 5 millones de visitantes al año.

Este famoso lugar que alberga  al Triángulo del Arte, sigue creciendo y se continúan desarrollando en la zona espacios culturales, que lo hacen ser más atractivo y diverso, como es la adición del CaixaForum y el Tabacalera.

La ciudad de Madrid puede ser clasificada como una ciudad cultural, en los múltiples encuentros que se sucedieron en la ciudad entre la prensa y los directivos de los diferentes museos de la ciudad, se propuso por parte de la prensa nombrar al Paseo del Prado el Triángulo del Arte y cuando se creó el museo Thyssen – Bornemisza en el año 1992, los directivos de los museos llegaron al consenso de lo oportuno del  nombre propuesto por la prensa madrileña, un tiempo atrás.

TRIÁNGULO DEL ARTE

Lo mejor del Triángulo del Arte, es la oportunidad de tener en un solo espacio el recorrido evolutivo de la cultura artística de España y parte del mundo, desde la Edad Media hasta la actualidad.  El nombre de Triángulo del Arte a calado y hoy en día es popularmente incorporado en la sociedad madrileña, así como también para la oferta turística.

Existe un proyecto urbanístico incluso que busca una mejor fusión de las ofertas culturales que se encuentran en el Paseo del Prado, ampliamente reconocido por propios y visitantes, este espacio lleno de hermosos árboles, fuentes reconocidas como son las de Neptuno y Cibeles, acompañando por el Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico. Toda una oportunidad de pasar un excelente tiempo, lleno de cultura, historia y belleza.

Historia

El Paseo del Prado es el marco perfecto de la ciudad de Madrid el cual permite reunir en un mismo espacio  la naturaleza, el arte en múltiples expresiones como la pintura, escultura y la arquitectura, en cada una de las edificaciones que conforman el reconocido Triángulo del Arte, haciendo de este lugar no solo una zona reconocida y disfrutada por los habitantes de la ciudad, sino por lo millones de visitantes que llegan cada año.

El Triángulo del Arte como indicamos anteriormente se encuentra conformado por los museos del Prado, el Museo Thyssen Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Se encuentra además perfectamente ubicado en el centro de la ciudad madrilense. Para hablar de su historia debemos hacerlo de manera individual en principio y luego la misma historia culmina en la fusión de este espectacular Triángulo del Arte, lleno de historia y de cultura.

TRIÁNGULO DEL ARTE

Como sabemos lo que conocemos hoy como el Paseo del Prado, en donde confluyen los tres museos, era para el siglo XIX inicialmente un ambicioso proyecto, del rey Carlos III, quien tenía como plan crear un espacio que fuera un complejo científico, en el que funcionaria el Observatorio  Astronómico, el Jardín Botánico  y el Real Gabinete de Historia Natural.

Este último edificio fue mandado a construir en el año 1.785 por el rey y termino siendo en realidad lo que conocemos hoy como el Museo del Prado. Desde 1.819 el Museo del Prado es uno de los ambientes de arte más reconocidos en el mundo, en donde la colección de obras de arte, es realmente invaluable. El museo del Prado  se encuentra articulado con dos sedes adicionales que se encuentran muy cercanas, como el Edificio Villanueva y el Casón del Buen Retiro.

En las salas de todos los espacios se puede disfrutar de las obras de los mejores artistas españoles y de otras partes del mundo,  así como también  muestras escultóricas de gran calidad. En principio se trataba solo del Palacio de Villahermosa, que posteriormente fue rediseñado por el arquitecto Rafael Moneo para albergar esta increíble colección de pintura.

El espacio en donde se encuentra hoy en día el Triángulo del Arte había sido adquirido por un artista de la Corte, luego es comprado por el Duque de Villahermosa, derriba una casona que había construido el artista de la Corte y manda a construir una serie de edificios que acercaba a la ciudad a estilos arquitectónicos más modernos para la época como era el  Neoclasicismo francés.

TRIÁNGULO DEL ARTE

En la zona sur se encuentra el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, inaugurada en el año 1.992 y el Museo Thyssen-Bornemisza que es la amalgama perfecta entre los museo del Prado y el Reina Sofía, por su muestra de pinturas impresionistas, de vanguardia, que permite un paseo desde el siglo XIII al XX.

Museos que componen el Triángulo del Arte

Como  hemos indicado anteriormente el Triángulo del Arte en la ciudad de Madrid se encuentra conformado por un grupo de Museos, con una colección impresionante de pinturas y esculturas, que permiten un recorrido maravilloso por la historia del arte español y de otras partes del mundo.

Las colecciones que se encuentran en el museo del Prado es considerada una de las más importantes del mundo. El Museo Reina Sofía inaugurado en el año 1.992 por los propios reyes de España,  es el complemento del museo Prado, contiene una extensa colección que inicia a partir del año 1.881, por lo que su muestra abarca el arte contemporáneo.

Por último el Museo Thyssen-Bornemisza preserva una de las colecciones de pintura más importantes que han logrado concentrarse en un espacio en el siglo XX. La colección inicial era privada de la familia Thyssen-Bornemisza y posteriormente fue adquirida  por el Reino de España en 1993, a tan solo un año de haber inaugurado el Museo Reina Sofía. La colección está conformada por obras de arte occidental desde los siglos XIII al XX.

TRIÁNGULO DEL ARTE

Museo del Prado

El Museo del Prado es el primer museo creado que hoy forma parte del Triángulo del Arte, el edificio del Museo Nacional del Prado se comenzó a construir en el año 1.785 por orden del rey Carlos III, sin embargo, debido al inicio de la Guerras Napoleónicas, su construcción tuvo que ser detenida y fue concluido en el año 1.819 bajo el reinado de Fernando VII.

La idea de convertir el edificio en un museo surge inicialmente del hermano de Napoleón Bonaparte, pero con la derrota, su proyecto no fue iniciado, sin embargo a la Reina Isabel siempre sintió afinidad por la idea de crear un museo en el edificio y a pesar de la antipatía por los franceses que sentía el rey Fernando VII, la petición de su esposa no le desagradó del todo. El museo abre sus puertas inicialmente con la colección real, la cual está conformada por 311 obras.

Pero la colección no quedó allí, la misma empezó a crecer con las obras que llegaron del museo Sacro La Trinidad, el cual fue cerrado y sus obras llevadas al Museo del Prado. La colección del museo del Prado es tan amplia que abarca  cronológicamente desde el siglo XII hasta el XIX. Las principales obras pertenecen al movimiento artístico español, pero también están representadas las escuelas italiana, flamenca, holandesa, francesa y británica.

Las pinturas españolas surgen de los artistas que la monarquía mantenía a su lado para su servicio, por lo que una buena parte de la muestra de la pintura española está ligada a las actividades o a la vida del palacio. Otra parte de las pinturas de la escuela española está dirigida al arte religioso, lo que no permite identificar en la historia el poder de la Iglesia, estas obras fueron las trasladas desde el museo sacro al Prado.

Con respecto a las colecciones extranjeras el gusto de los reyes y su círculo más allegado es lo que define  las escuelas mejor representadas en la colección del museo, como es la italiana y la flamenca. Otros reyes, como Felipe III, en realidad no fueron coleccionistas pero recibían muchos obsequios de sus aliados, obras que también pasaron a formar parte de la colección del Museo del Prado.

Felipe V fue un gran impulsor de la pintura francesa. Carlos II de la italiana, Carlos IV de Goya y de esa manera se fue completando la colección que actualmente y que con el pasar de los años es mostrada en este increíble museo. Alberga una de las colecciones de pintura más importantes del mundo del período comprendido entre el Siglo XII y el Siglo XVIII.  Cuadros como Las Meninas,  La familia de Felipe IV pintado por Velázquez, La maja desnuda y La maja vestida de Goya, son solo algunos de las pinturas que pueden ser vistos en el Museo del Prado.

Museo Thyssen-Bornemisza

El Museo Thyssen – Bornemisza, surge de la colección privada los barones Heinrich y su hijo Hans Heinrich, la cual es posible gracias al imperio multimillonario creado por  August Thyssen, fue él quien inicio la increíble colección con un encargó de una serie de piezas al escultor francés llamado  François-Auguste-René Rodin, una serie de sucesos, entre ellos la primera guerra mundial interfiere con los planes de convertirse en un gran coleccionista, además sobreviene su fallecimiento.

Las obras las toma una familia en Alemania y son luego rescatadas en el año 1956 por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza para su colección. Era su hijo Heinrich, quien también inicia su colección de arte, que se había casado con la baronesa Margit Bornemisza de Kászon, y se convirtió en el barón Thyssen-Bornemisza. De este matrimonio nacen 4 hijos uno de ellos el menor, Hans Heintich quien da continuidad, a la pasión de su padre por el arte.

La colección crecía de manera constante, para el año 1.947 ya contaba con más de 500 pinturas y después de una pequeña exposición que permitió mostrar una parte de su colección, fue que Heinrich comenzó a diversificar la misma, incluyendo muebles, tapices , joyas y más.  Se residencia en Lugano Suiza y en el palacio que compró, mandó a construir un espacio para mostrar sus obras. Estalla la Segunda Guerra Mundial y la galería que estaba abierta a las visitas, cierra sus puertas.

Luego que fallece Heinrich padre, su hijo Hans da continuidad al legado. Pero la colección fue dividida entre los hermanos. Hans se encargo de recuperar poco a poco cada obra de arte dentro de la familia.  Hans Heinrich adquiría obras según el criterio de su padre obras de artistas antiguos, sin embargo, se apertura también hacia el arte moderno y se interesó por el impresionismo, el postimpresionismo y las vanguardias del siglo XX, hasta llegar al arte pop y al hiperrealismo.

Se comienzan a realizar exhibiciones de la colección en varios partes del mundo con la intención de mostrarla a la mayor cantidad de personas posibles. Su colección era digna de admiración y orgullo y nunca ni su padre ni Hans pensaron que debía ser solo admirada por ellos, sino que debía ser compartida.

Con la experiencia vivida al fallecer su padre y observar como toda la colección era repartida, Hans Heinrich, se plantea ubicar una sede definitiva para la colección. Surgieron muchas ofertas pero fue la propuesta de España, la que convenció a Hans Heinrich, España propuso el palacio de Villahermosa, frente al Museo del Prado para albergar la colección. Se firmó primero un contrato, se adecuó el espacio y luego se realizó el traslado de las obras desde Suiza a España, convirtiéndose en el más grande traslado de obras de arte del siglo XX.

La creación de la Fundación, los espacios y la forma en como era tratada la colección, fueron los factores definitivos para cerrar el trato por 350 millones de dólares, por las 775 obras que hoy se encuentran en el Museo Museo Thyssen – Bornemisza de Madrid, las cuales complementan de manera perfecta, los vacíos que puedan existir en las colecciones de los Museo del Prado y el Museo Reina Sofía, ambos parte del Triángulo del Arte.

Museo Reina Sofía

El Museo Reina Sofía se funda en el año 1.992, es este hermoso museo quien marca el límite entre lo antiguo y lo Contemporáneo  y Vanguardista. La línea la marca el año del nacimiento de Pablo Picasso 1.881, es el museo de las tendencias artísticas más innovadoras y un referente del arte contemporáneo.

Lo que es hoy en día el Museo Reina Sofía era un hospital del siglo XVIII, ahora convertido en museo. Se realizó una extensión de la edificación en el año 2005, que estuvo a cargo de Jean Nouvel arquitecto y diseñador francés. El mismo nace como una extensión necesaria del Museo del Prado, en el cual las piezas  y obras de tendencia moderna eran disonantes con la colección del museo.

Inicio en unos espacios de la Biblioteca Nacional de Madrid, luego se trasladó la colección al edificio Sabatini, antiguo Hospital General de la capital y por último se remodela, adecua y toma el nombre de museo Centro de Arte Reina Sofía. Las obras contemporáneas y modernas del Museo del Prado, fueron trasladadas al museo Reina Sofía, los cuales fueron complementados con obras de arte abstracto, Pop, y Minimal.

Por supuesto que la obra más visitada y que marca la entrada al museo es la famosa “Guernica” de Pablo Picasso, el mensaje de protesta  a  la Guerra Civil  y su condición de regresarla desde tierra extranjera solo cuando se restableciera la Democracia, es de lo más inspirador. Esta es solo una de las 23 mil obras que se encuentran en el museo donde también resaltan obras de Miró, Dalí, Tàpies, entre otros. También cuenta con una increíble biblioteca con más de 10 mil volúmenes y publicaciones, especializada en arte del siglo XX.

Ubicación

Que mejor manera de dar la ubicación del Triángulo del Arte que describiendo la manera como conocerlo, iniciaremos con la formalidad de indicar que el Triángulo del Arte se encuentra en el Paseo del Prado, en la ciudad de Madrid, España. Los medios de transporte los dejaran en la Plaza Cibeles, en donde podrá ver el Palacio de Linares, el Palacio de Correos y la Puerta de Alcalá en perfecta alineación con la fuente de Cibeles y el Edificio Metrópolis.

Caminando en dirección a Atocha por la acera de la derecha encontrarán al museo Thyssen-Bornemisza.  Luego de esa visita, salen de nuevo al Paseo y llegan a la Plaza de Neptuno, a mano derecha verán el Congreso de los Diputados, a su mano izquierda el Jardín Botánico, la Iglesia de los Jerónimos y la entrada principal del Museo del Prado. Por último bajando por el paseo del Prado al llegar a la glorieta de Atocha, cruzan a la derecha y verán el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Completan de esta manera la visita al Triángulo del Arte.

Lugares de interés próximos al Triángulo del Arte

No olviden que se encuentran en Madrid, una ciudad cultural impregnada de historia y muchas cosas por ver y disfrutar. Después de realizar la visita al Triángulo del Arte. El Paseo del Prado regala a sus visitantes, la Plaza Murillo más conocida como la plaza del Jardín Botánico es la antesala a este hermoso lugar que no puede dejar de visitar, además queda bastante cerca del Museo del Prado.

La Fuente de Neptuno, es una fotografía que no puede regresarse sin ella. La hermosa Iglesia de San Jerónimo es otra visita que seguramente disfrutará. En la misma calle verá los hoteles centenarios, el Palace y el Ritz. Cerca de los hoteles se encuentra el edificio del Congreso de los Diputados.  Otra de las opciones a visitar es el Observatorio Astronómico, la hermosa Plaza de la Lealtad. El museo Caixaforum , es otra de la opciones a visitar, sin salir del Paseo del Prado.

Las actividades de este museo se caracterizan por ser exposiciones temporales, las cuales son siempre un gran éxito en la ciudad por lo diferentes convenio que realizan con otros museos del mundo.   Hacen exposiciones de carácter social, hay ciclos de cine, conferencias,  conciertos y más.

No deje de degustar la oferta gastronómica de Madrid, en donde las tapas que se encuentran en el paseo son realmente variadas y exquisitas. La vida nocturna de la ciudad también es súper entretenida. No deje de disfrutar de la oferta comercial.

Transportes

Existen varias opciones que les permitirán llegar al  Triángulo del Arte, entre la más populares se encuentran los autobuses que los dejarán muy cerca del lugar, para ello deben tomar las líneas 001. 27, 34, 6, E1 y la AE 710. Por su parte las líneas del tren a utilizar son C1, C10, C4, y C5 y por último las líneas del Metro recomendadas son M1 y M3.

Si este artículo ha sido de su agrado, le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

Leave a Comment