≡ Menu

Biblioteca de la Abadía de Admont, la octava maravilla del mundo

Al tratarse de obras arquitectónicas, son muchos los lugares que podríamos citar pero la Biblioteca de la Abadía de Admont es un lugar que no podemos dejar de mencionar, este imponente lugar ubicado en Austria se ha mantenido intacto por mucho tiempo, en este artículo hablaremos sobre este lugar.

Bblioteca de la abadía de admont

Historia de la Biblioteca de la Abadía de Admont

La Biblioteca de la Abadía de Admont es el  Monasterio más importante y antiguo ubicado en Europa, está situado en el Parque Nacional de Gesause en Austria. Este lugar está rodeado de un entorno natural cuya belleza es inigualable.  Fue fundado en el año 1074 por el Arzobispo Gebhard de Salzburgo.

El sitio más relevante de la Abadía de Admont es su biblioteca, no sólo por su arquitectura sino también por lo que esconde dentro, contiene más de 200.000 manuscritos los cuales algunos de ellos datan del siglo VIII, más de 500 incunables, esto quiere decir que son libros impresos antes del año 1.500; a todo esto se debe agregar una sala que es catalogada como toda una auténtica obra de arte.

Esta biblioteca de la Abadía de Admont fue construida en el año 1776 por el arquitecto austriaco Joseph Hueber, desde el primer momento el arquitecto visualizó las medidas de dicha biblioteca, esta posee 70 metros de largo 14 metros de ancho y 13 metros de altura, estas medidas la categorizan como la biblioteca monacal más grande del mundo.

Además de los libros, la Biblioteca de la Abadía de Admont es una maravilla por dentro debido a su sobria decoración. Internamente se encuentran siete cúpulas en los techos las cuales están pintadas con obras del pintor italiano Bartolomé Altomonte, a estas pinturas se le acompañan estatuas, suelos de mármol y detalles hechos en oro en sus escaleras y otros lugares.

Esta biblioteca sería hecha de esta magnitud para que los monjes disfrutaran las horas de estudios que pasaran en este recinto, el éxito fue tal que inclusive los monjes solicitaban incluso más tiempo dentro de la biblioteca para disfrutar de la paz y de las obras magníficas que hay en su interior.

Un hecho también curioso es que esta biblioteca es bastante luminosa puesto que posee unas enormes ventanas y una privilegiada posición respecto al sol, en aquella época los monjes por el contrario disfrutaban de la oscuridad para poder meditar, a pesar de ello, los monjes disfrutaban mucho el poder estar en la Biblioteca de la Abadía de Admont.

Esculturas de Josef Stammel

Conocida como “Las cuatro cosas” es una escultura realizada por el escultor austriaco Josef Stammel para la Biblioteca de la Abadía de Admont. Esta obra simboliza al ser humano en los últimos días de su vida como un peregrino que porta una cruz, un bastón y una concha de viera. Mientras tanto, a la espalda de este peregrino se levanta un esqueleto alado el cual es sin lugar a dudas la personificación de la muerte.

Este esqueleto alado posee en su mano derecha un reloj de arena el cual tiene alas, esto representa que el tiempo de la vida del peregrino ha llegado a su fin.  Por otro lado, en la mano izquierda del esqueleto podemos visualizar una daga la cual simboliza lo repentino de la muerte en la vida.

Biblioteca de la Abadía de admont

A los pies del peregrino se ven dos pequeños niños corriendo alrededor de este y los cuales tienen en sus manos unas cascaras vacías y una vela rota, estos objetos simbolizan lo fugaz de que es la vida en la tierra. Esta escultura es sin lugar a dudas una verdadera obra de arte en la cual Josef Stammel quiso pasmar la frase célebre pronunciada todos los miércoles de ceniza, esta es “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

Arquitectura de la Biblioteca de la Abadía de Admont

La Biblioteca de la Abadía de Admont no es sólo una obra maestra de la arquitectura por fuera sino también es importante cómo y de qué esta hacho su interior, a continuación conoceremos un poco más de la arquitectura de este lugar, nos pasearemos por su interior y además conoceremos acerca de unas puertas secretas que posee este lugar.

Su interior

Inspirándose en la Librería Imperial de Viena la cual se le conoce en la actualidad como la Biblioteca Nacional de Austria, Joseph Hueber diseñaría y llevaría a cabo la construcción de la Biblioteca de la Abadía de Admont en el año 1776.

Inicialmente Hueber dividió internamente la biblioteca en tres partes las cuales estarían acompañando a una gran sala central que estaría adornada con una gran cúpula y dos salas laterales las cuales son parte de la división que realizó Hueber.

Biblioteca de la abadía de admont

Cada una de estas salas a su vez es dividida en tres secciones, cada una de las cuales tiene su propia cúpula. Estas divisiones en tres representan a la Santísima Trinidad (Padre, hijo y Espíritu Santo) mientras que la sumatoria de las siete cúpulas que se encuentran adornando a la biblioteca representa al número perfecto y además la satisfacción del trabajo terminado el cual se vincula al Séptimo Día en el cual Dios descansó luego de haber creado al mundo.

Las bóvedas y las repisas que sostienen las cúpulas dan un efecto de que surgieran de los propios estantes,  estas bases fueron elaboradas con cuencas en las cuales se albergan esculturas alegóricas a las distintas ciencias y saberes que asemejan los espacios que protegen a los libros.

Las estanterías donde se guardan los libros están todas pintadas de color blanco los cuales algunos se acompañan con efectos dorados, estos detalles son una influencia del gusto barroco que estaba instaurada en ese momento además de que se buscaba intensificar el efecto de la iluminación de las salas.

Al momento de diseñar las salas, Hueber tenía como primicia que al igual que nuestro entendimiento, todas las salas deberían de estar llenas de luz. Este efecto lo lograría gracias a las cuarenta y ocho ventanas que iluminan a las salas, estas ventanas no poseen obstáculos que reduzcan su iluminación.

Biblioteca de la Abadía de admont

Las cúpulas y sus pinturas

Ahora bien, cada cúpula está adornada con fresco que son autoría del pintor italiano Bartolomeo. Quien tendría ochenta años al momento de pitar cada una de las siete cúpulas. Cada una de las pinturas de estas cúpulas representa las distintas fases del entendimiento humano.

Podríamos resumir estas pinturas de la siguiente forma: El pensamiento y el lenguaje se derivan de las artes y las ciencias las cuales culminan en la Revelación Divina, esta pintura la podemos encontrar en la  gran cúpula central. La religión y el pensamiento complementan a un todo van de la mano en todo.

En esta cúpula central, una figura femenina es la representación de la Sabiduría Divina, esta mujer está acompañada de Moisés quien vendría a representar al Antiguo Testamento y de la Iglesia quien representaría al Nuevo Testamento.

Además, podemos apreciar en otras de las cúpulas a una figura masculina vestida de gris el cual entrega una receta a una figura femenina, esta parte representa a la medicina y a la farmacia las cuales están rodeadas de otras ciencias como lo son  la física, la astronomía, la geografía o la aritmética.

Biblioteca de la Abadía de admont

En otra de las cúpulas podemos ver al Dios Griego Apolo quien es el Dios de la poesía,  de la luz y de las artes, esta pintura está dedicada al arte y a la tecnología. Libros y todo tipo de antigüedades son el adorno ideal de la pintura de la cúpula que está dedicado a la Historia, además en ella se puede apreciar a  Cronos el Dios del Tiempo como la figura central de esta pintura.

Otra pintura en la que una figura femenina es la pieza central es la de Aurora quien es  la diosa del amanecer, esta diosa porta una antorcha la cual representa el fin de la ignorancia ya que la luz es sinónimo de entendimiento la cual era una de las primicias de la Ilustración.

Bajo la cúpula central se conservan varias Biblias y escritos de los diversos padres que ha tenido la iglesia de la Abadía de Admont. Por su parte, en la sala norte podemos encontrar libros relacionados con la teológica, mientras que en la sala sur encontraremos a los libros que componen al resto de los conocimientos.   En total la biblioteca de la Abadía de Admont contiene poco más de doscientos mil libros. Dentro de esta gran cantidad de libros, hay mil cuatrocientos manuscritos algunos de los cuales datan de poco antes del siglo VIII.

Esculturas

Distribuidas por todas las salas podemos encontrar dieciséis esculturas todas ellas obras de  Josef Stammel quien además realizó poco más de setenta bustos de académicos, artistas, poetas y escultores que decoran a las estanterías.  Stammel y Altomonte eran artistas contemporáneos y gracias a ello pudieron trabajar juntos sin muchos problemas durante cuarenta años.

Biblioteca de la Abadía de Admont

Este hecho permitió que el estilo de ambos se complementara de forma perfecta no sólo entre ellos sino también con respecto a la arquitectura de la Biblioteca de la Abadía de Admont. Es importante destacar que todas las esculturas son hechas de madera que luego fueron pintadas con el fin de asemejarlas a una escultura de bronce.

Son cuatro las figuras que adornan la sala central las cuales se esculpieron antes de que se construyera la Biblioteca de la Abadía de Admont. Estas esculturas sustituyen en la actualidad a un Universo que fue construido específicamente para esta zona, lamentablemente dicha escultura del universo se quemó en un incendió que se produjo en el año  1865.

Las puertas secretas

El efecto arquitectónico homogéneo logrado mediante el uso de libros ficticios que son notablemente realistas con el fin de cubrir puertas fue un logro completamente fantástico de Altomonte. A los turistas les gusta de llamar a estas puertas como las “Puertas secretas de la Biblioteca de la Abadía de Admont”.

Los planos de la sala principal de la Biblioteca de la Abadía de Admont se elaboraron originalmente en el año 1765 y luego de poco menos de diez años las labores de construcción de esta biblioteca terminaron. Como resultado se obtuvo que el diseño interno de la biblioteca difería por mucho al de las salas de la biblioteca anterior e incluso a otras bibliotecas monásticas que fueron construidas antes del siglo XVIII.

Organización y salas

El gran complejo de la Abadía de Admont se encuentra dividido en una iglesia, un museo y elementalmente la Biblioteca de la Abadía de Admont. Para comprender un poco más la belleza de la biblioteca y de este complejo es necesario conocer su organización y sus salas y a continuación hablaremos sobre ello.

Iglesia abacial

La iglesia del complejo de la Abadía de Admont que se encuentra en la actualidad fue diseñada  por el arquitecto austriaco Wilhelm Bücher, esta iglesia reemplazó a la antigua luego del incendio en el año 1865. Se inspiró en la catedral de Ratisbona y convirtió a esta iglesia en la primera edificación sagrada de Austria cuyo estilo era  neo-gótico.

A esta iglesia incorporó doce puertas laterales de estilo románico, las dos torres que se encuentran al oeste poseen una altura de unos 67 metros de altura. En la fachada de esta iglesia podemos apreciar a las  figuras de San Benito y Santa Escolástica, por su parte la figura del patrón de esta iglesia que es San Blas se encuentra encabezando la parte superior de la puerta oeste.

En lo que respecta al interior de esta iglesia, encontramos un pasillo central y dos pasillos  laterales en los cuales fuera de cada uno de ellos encontramos cinco capillas y seis altares. La imagen en el altar de María la cual es María Inmaculada fue pintada por Martino Altomonte, quien sería hermano de Bartolomeo Altomonte.

El interior de esta iglesia se encuentra también decorado por 15 medallones que son los misterios del rosario los cuales fueron esculpidos por Joseph Stammel.  Es importante destacar que tanto el altar de María como los 15 medallones de los misterios del rosario sobrevivieron al incendio del año 1856.

En una de las capillas laterales se encuentra la famosa cuna de Admont, la cual está diseñada igualmente por Josef Stammel. Esta cuna sólo es puesta a la vista de las personas desde el 25 de diciembre hasta el 2 de febrero. El crucifijo que se posiciona sobre el altar central data del año 1518 y se le atribuye su diseño al escultor Austriaco  Andreas Lackner. Por otro lado, la principal estatua de San Blas se encuentra en la parte superior del altar mayor el cual está hecho de mármol blanco Carrara. La zona del coro está decorada con un tapiz que data del siglo 18.

Museo de Historia Natural

Desde los inicios de la construcción de este complejo, los monjes de la Abadía de Admont de Admont acumulaban colección de curiosidades y especímenes científicos de diversos tipos, lastimosamente gran parte de estos objetos acabaron destruidos gracias al incendio que se suscitó en el año 1865.            Cuando se decidió la reconstrucción de la iglesia el padre Gabriel Strobl pidió realizar un museo para exhibir los objetos que se salvaron del incendio y además así reemplazar los objetos que no tuvieron salvación.

El padre Strobl era también un botánico y además se avocó en la construcción de un colección de insectos tan grande que se convertiría en  uno de más grandes entomólogos de la época. En la actualidad El Museo de historia natural posee más de 250.000 ejemplares de insectos, dentro de esta se encuentra una de las tres más grandes colecciones de moscas en Europa.

Además de la colección de moscas, en este museo podemos encontrar una de las colecciones de arte tanto moderno como histórico más importantes de Europa. Esta colección de arte histórico inició en el año 1959 por el padre Adalbert Krause y se incremento de forma significativa desde el año 1980.   En esta colección de arte podemos encontrar también una de las colecciones de arte eclesiástico más completas. Podemos encontrar dentro de esta obras de bordado eclesiástico hechas por el reconocido artesano austriaco Benno Haan.

Desde el año 1997 el museo de la Abadía de Admont decidió darle una ventana de exhibición a los artistas modernos. Desde entonces se ha ido acumulando una colección de arte contemporáneo en el cual gran parte de esta pertenece a  artistas austriacos. Es importante mencionar que muchas de estas obras son diseñadas especialmente para decorar los espacios de la Abadía.

Biblioteca

La sala en donde se encuentra la Biblioteca de la Abadía de Admont fue construida en el año 1776 bajo los diseños del arquitecto austriaco Joseph Hueber. Las medidas de la biblioteca son 70 metros de largo, 14 metros de ancho y 13 metros de altura, esto la consagra como una de las bibliotecas más grandes de Europa y la más grande de Austria.

El techo de la Biblioteca de la Abadía de Admont está conformado por siete cúpulas las cuales están decoradas con pinturas del artista italiano Bartolomeo Altomonte en las cuales busca representar las etapas del conocimiento humano hasta que se llega al punto más alto de la que es la revelación divina.

Esta biblioteca se caracteriza no sólo por su llamativo interior sino también por lo luminoso que es su interior puesto que la luz es proporcionada por 48 ventanas. La intensidad de la luminosidad se incremente gracias a los tonos blancos y dorados dentro de la sala. La arquitectura y el diseño de la Biblioteca de la Abadía de Admont sigue los ideales de la Ilustración.

En esta biblioteca podemos encontrar más de 1.400 manuscritos, el más antiguo de estos perteneció inicialmente a la Abadía de San Pedro en Salzburgo. Este escrito fue un regalo del fundador de la Abadía de San Pedro, el arzobispo Gebhard quien impulsaría también a los primeros monjes de la Abadía de Admont a establecerse en ese lugar.

En la actualidad la comunidad  de la Abadía de Admont consta de más de 27 monjes bajo las ordenes de Bruno Hubl. Esta abadía es responsable de 27 parroquias, además es responsable de la dirección de una escuela secundaria que cuenta con más de 600 alumnos los cuales hacen la mayor parte de sus investigaciones en la Biblioteca de la Abadía de Admont.

Capacidad de la Biblioteca de la Abadía de Admont

Una de las reglas más curiosas que tiene la Biblioteca de la Abadía de Admont es que no puede exceder los 70.000 visitantes al año, esto con el fin de mantener las instalaciones los más cuidadas y protegidas posibles. A diario no son más de 500 visitantes y su capacidad es próxima a los 3.000 visitantes.

Es por este hecho que el acceso a la biblioteca de la Abadía de Admont así como también los horarios de visitas son muy restringidos para así poder controlar la cantidad de personas que se encuentran en el interior de la biblioteca.  Se les recomienda a los turistas ir lo más temprano posible a la biblioteca para poder disfrutar de sus instalaciones y no quedarse por fuera en la cantidad de visitas diarias.

Colección literaria de la Biblioteca de la Abadía de Admont

En la Biblioteca de la Abadía de Admont podemos encontrar una colección de aproximadamente 200.000 libros, en los cuales se puede apreciar la  evolución artística e histórica de la literatura con el pasar de los siglos. De estos 200.000 libros un total de 70000 libros están restaurados, a ello se suman miles de manuscritos que están guardados bajo llave en la cúpula barroca, se estima que son 530 los libros incunables que se encuentran en los estantes de la biblioteca.

Se calcula que sean 1.400 manuscritos en la Biblioteca de la Abadía de Admont, siendo el más antiguo uno perteneciente a la Abadía de San Pedro ubicado en la ciudad de Salzburgo. Este manuscrito sería un regalo del fundador de dicha Abadía, además otorgo poco más de 900 incunables los cuales muchos de ellos se perdieron luego del incendio. Probablemente el libro más enigmático en esta biblioteca es el manuscrito iluminado conocido como la Biblia de Admont.

En este artículo pudimos conocer sobre la Biblioteca de la Abadía de Admont, es catalogada como la biblioteca monasterial más grande de Europa. Por otro lado se le considera como toda una obra de arte arquitectónica puesto que la división de sus salas, sus cúpulas y sobre todo la decoración interna son dignas de apreciación, no se puede dejar de lado la gran iluminación y los colores blancos y dorados que intensifican más esta iluminación la cual debe acompañar los conocimientos adquiridos en este lugar. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment