≡ Menu

Imperio aqueménida, gran imperio de los persas

El imperio aqueménida se originó de la migración de las tribus de pastores y agricultores provenientes de Rusia y que se establecieron  en lo que hoy se conoce como Irán, esa población se unificó y conformó el más grande de los imperios de la sociedad persa y en uno de los reinos con mayores proporciones territoriales en la historia de la humanidad. A continuación, te invitamos a descubrir un poco más de esta extraordinaria civilización.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

¿Dónde se encontraba el Imperio aqueménida?

El Imperio aqueménida, fue el primer y más grande de los imperios persas, el mismo se encontraba en los en lo que en la actualidad se conoce como Irán, Irak, Turkmenistán, Afganistán, Uzbekistán, Turquía, Rusia, Chipre, Siria, Líbano, Israel, Palestina, Grecia Egipto, Libia, Bulgaria y Pakistán, así como ciertas áreas del Cáucaso, Sudán y Asia Central. Se estima que su superficie total fue de 5.500.000 km2

Etapas del Imperio aqueménida

El Imperio aqueménida o Imperio persa tuvo su nacimiento en el año 550 a.C y se desarrolló hasta el año 651 después de Cristo -d.C. a continuación vamos a conocer cada una de sus etapas:

Dinastía Aqueménida

Ubicado entre los años 550 al 530 a.C, los aqueménida pertenecían a la tribu persa Pasagardas, siendo su primer rey Ciro II sus padres fueron Cambises príncipe de Anshan  descendientes de la casa de los Aqueménidas y la princesa Mandana era la  hija del rey de los medos.

Antes de esta etapa los persas eran los vasallos de los medos. Ciro II conquistó a Babilonia, Siri y Asia Menor. Su reinado se caracterizó por ser tolerante por lo que no entró en grandes conflictos con sus enemigos. La capital de la dinastía Aqueménida estaba ubicada en Pasagardas – Persia, al morir Ciro II, le prosiguió su primogénito Cambises II, el cual conquistó a Egipto.

A Cambises II le siguió Darío I, el cual trasladó la capital del imperio a Persépolis ubicada en la actualidad en la provincia de Fars en Irán, esta nueva ciudad se caracterizó por construcciones monumentales que destacaban el poder y la grandeza de su reino, en esta etapa el Imperio persa seguía extendiéndose y fue el momento histórico  cuando se produjeron las guerras médicas en la región helénica de Grecia, las cuales se describirán más adelante.

A Darío I lo sucedió su hijo Jerjes I, el cual continúa con el legado de sus antecesores de conquista de territorios e insiste al igual que su padre en ocupar los territorios griegos,  por lo que una de sus acciones fue saquear y quemar a la ciudad de Atenas, sin embargo, el pueblo ateniense no se subyugó a su poderío y salieron  victoriosos. Estos sucesos bélicos ocurridos en la región de Grecia, debilitaron  al imperio.

El último monarca de la Dinastía Aqueménida fue Darío III, que fue derrocado por Alejandro Magno.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

Dinastía Seléucida

Esta dinastía transcurrió entre los años 312 a 248 a.C, su primer monarca fue Alejandro Magno, éste monarca murió joven a la edad de 32 años,  algunos historiadores sostienen que fue a causa de un envenenamiento y otros indican que fue a  causa de una pancreatitis producto del alcoholismo y sobrepeso, este imperio se fracturó y se dividió entre sus generales.

Dinastía Partia

Esta dinastía se desarrolló entre los años 247 a.C al 224 d.C, a este imperio también se le conoció como el Imperio Arsácida, en honor a su fundador el rey Arsaces I, en este periodo el Imperio aqueménida se prolongaba en los territorios correspondientes al centro este de Turquía hasta el este de Irán. Esta dinastía se derrumbó por conflictos internos entre sus líderes.

Dinastía Sasánida

Este imperio se ubica entre los años 224 d.C al 651 d.C, su primer rey fue Ardacher I, sus territorios lo comprendían la región este de Turquía, Irán, Irak, Afganistán, Egipto y parte de Pakistán, se enfrentaron y fueron derrotados por los romanos musulmanes en el año 651.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

Antecedentes 

Los habitantes del Imperio persa, se originaron del grupo étnico iranio, los cuales se establecieron en la meseta de Irán en la provincia de Fars, estos pobladores tenían una influencia de la sociedad elamita proveniente del territorio Haltamti. Su actividad principal era la ganadería y la agricultura, su trayectoria en el siglo VI antes de Cristo no es muy conocida, sin embargo, se ubican los primeros reyes persas se ubican siglo VII a.C.

Según la inscripción ubicada en la gran muralla de Behistún que mide aproximadamente 100 metros de altura, corresponde a la etapa de imperio aqueménida de Darío I de Persia y corresponde a los años 522 a.C al 486 a.C, en las inscripciones se pueden observar tres versiones del mismo texto, empleando tres dialectos diferentes en escritura cuneiforme en forma de símbolos en persa antiguo, elamita y babilonio.

Posteriormente el historiador griego Heródoto de Halicarnaso, indica en sus escritos, que los persas fueron gobernados por la dinastía aqueménida y fue constituida por Aquémenes quien se cree que vivió en los años 700 a.C y era el  jefe del clan de las tribus persas, que en el antiguo persa se lee Haxamanis cuyo significado es el Espíritu de un seguidor.

A Aquémenes, le prosiguió su hijo Teispes, el cual se convirtió en el siguiente líder persa, hay escritos realizados por sus sucesores que indican que él se hacía llamar rey de Anshan, y que estaba ubicado en un territorio que pertenecía al antiguo Imperio elamita, en el norte de Irán.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

La dinastía elamita se dividió en dos familias, uno de los linajes lo inicio Ciro I rey de Anshan el cual fue sucedido por su descendiente Cambises I y luego por su nieto Ciro el Grande y el otro linaje estaba liderado por Ariaramnes que era el bisabuelo de Darío I.

Los arqueólogos han ubicado inscripciones donde hacen referencia de Ariaramnes y a su descendiente Arsames como reyes de Persia. Por esta razón es que se presentaron las hipótesis sobre la división del reinado de Teispes, el cual habría sucedido entre el reinado de Ciro I y Ariaramnes que reinaron en Anshan en Persia

Otras hipótesis establecen, que mientras Darío colocaba en los registros a sus familiares ascendentes de aqueménida otorgándoles  la importancia a sus ancestros,  por otra parte,  los registros de los ancestros de Ciro el Grande está totalmente omitida  y solo se enlaza hasta los Teispes, lo que ha llevado a la conclusión de que los ancestros de Ciro son de la ascendencia téispida y los de Darío  son de ascendencia  aqueménida y por lo tanto no tienen ninguna relación familiar.

Según las escrituras del historiador Heródoto, los persas originalmente eran los vasallos de sus vecinos del Imperio Medo.

Fundación del Imperio aqueménida 

El Imperio aqueménida fue fundado por Ciro el Grande en el año 550 a.C, luego que venció a Astiages el último rey de Media, esta época se caracterizó por grandes logros en aspectos relacionados con los derechos humanos, la política y la estrategia y la táctica militar, de igual manera tuvo un gran predominio en los territorios de Oriente y Occidente.

Fin del Imperio aqueménida 

El final del Imperio aqueménida, se originó con las derrotas de las guerras médicas, esta situación frenó los deseos de expansión hacia Europa por parte de los aqueménidas, a esta circunstancia se les unió otras derrotas militares que fue mermando poco a poco el movimiento estratégico del ejército persa.

A la situación antes descrita, se le une el acontecimiento sufrido por el rey de Macedonia Filipo II en el año 336 a.C, cuando fue asesinado, su hijo Alejando Magno lo sucedió en el trono y acusó al Imperio aqueménida de la muerte de su padre.

Alejandro Magno como rey de Macedonia, impuso su autoridad sobre Grecia en el año 334 a.C, de esta manera armó un ejército de 40.000  solados greco macedónico de 40.000 y emprendió su marcha hasta Asia Menor, allí se  efectuó la batalla de Gránico  y venció al ejército de los sátrapas que eran los  protectores militares de estas provincias las cuales pertenecían al Imperio aqueménida, seguidamente se posesionó en las ciudades jonias y prosiguió su marcha militar hacia el este.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

Un año más tarde salió victorioso en la batalla de Issos, derrotando a las tropas dirigidas por el rey del Imperio aqueménida Darío III. Estas victorias hicieron que Alejandro fuera recibido como un libertador en Egipto.

Para el año 331 a.C, las tropas del ejército de Alejandro, volvió a derrotar a los persas en la batalla de Gaugamela, ante esta situación Darío III emprendió la huida en el propio campo de batalla, sin embargo, fue asesinado por sus propios nobles, situación que le permitió a Alejandro apoderarse de los territorios de Babilonia y posteriormente de Susa, Persépolis y Ecbatana.

Alejandro Magno incendió la ciudad de Persépolis para vengar la destrucción que los persas habían realizado en la ciudad de Atenas cuando se produjo las guerras médicas, Alejandro tomó el territorio de Babilonia y de esta manera fue desintegrado el Imperio aqueménida.

IMPERIO AQUEMÉNIDA

Guerras médicas

Las guerras médicas ocurrieron en el inicio del siglo V a.C, en donde se enfrentó el Imperio aqueménida contra los griegos, con el objeto de conquistar y controlar las ciudades de Estado griegas ubicados en el Asia Menor en las inmediaciones del mar Mediterráneo y de esta manera poseer el control comercial en los puertos.

Estas guerras se realizaron en dos etapas la primera se realizó en el año 490 a.C, cuando el rey Darío I con su ejército trasladó sus naves a la Grecia continental, allí se enfrentó con el general ateniense Milcíades en la localidad de Maratón, en esta batalla salió victorioso el ejército de las ciudades Estado de Grecia, motivo por el cual, el rey persa tuvo que establecer los límites del Imperio aqueménida nuevamente en la Región de Asia Menor.

La segunda etapa de la guerra médica ocurrió en el año 480 a.C cuando el sucesor de Diario I, el rey Jerjes, se dirigió con un ejército penetrando las  vías terrestres por el norte el territorio de Grecia  y batallando en las localidades de Macedonia y Tesalia, sin embargo, el batallón griego liderado por el rey de Esparta Leónidas I, los mantuvo en asedio durante tres días en la ciudad de Termópilas, esta fue una fuerte batalla en la cual fallecieron muchos griegos. Simultáneamente se producía una batalla naval en la población de Artemisio en estas dos batallas la victoria fue para el Imperio aqueménida.

Para continuar con su objetivo colonizador Jerjes, saqueo y quemó la ciudad de Atenas y sus pobladores se tuvieron que refugiar en la isla de Salamina, Jerjes pretendía también la isla donde estaban refugiados los atenienses, allí también se presentó otra batalla naval, pero los pequeños barcos atenienses lograron derrotar al fortalecido ejército naval persa. Esta derrota fue el comienzo del fin del Imperio aqueménida, si quieres saber más sobre el tema de las guerras médicas te invitamos a visitar el siguiente enlace:

Sociedad del Imperio aqueménida

El imperio aqueménida estaba dividido en castas triviales en donde se destacaba la ascendencia exclusiva del padre, el historiador Heródoto indica que en el periodo de Ciro el Grande la sociedad estaba conformada por las siguientes tribus: Arteatas, Persas, Pasagardas, Merafios y Maios, a su vez cada tribu estaba dividido en clanes, hay que destacar que los aqueménidas pertenecieron a la tribu Pasagardas.

En el Imperio aqueménida existía una clase social privilegiada establecida por el emperador o rey, la aristocracia guerrera y los sacerdotes y una clase social que no gozaba de privilegios establecidos por los tenderos, artesanos y campesinos.

Las responsabilidades en la administración imperial estaban orientadas solo a los integrantes principales de la familia con abolengo aristocrático, sin embargo, hay que tener en consideración que esta condición social en algunas oportunidades no era suficiente, ya que se tenía que obtener la aprobación final del rey quien tenía la potestad de realizar los nombramientos y distribuciones administrativas en los territorios ocupados por el Imperio.

La condición de esclavitud en la Persia aqueménida estaba prohibida, sin embargo, hay escritos que evidencian que los miembros de los ejércitos que eran conquistados o los rebeldes era vendidos, la clase trabajadora estaban subordinados al Estado y por lo tanto eran asalariados.

Organización Política

El Imperio aqueménida, estaba organizado políticamente con una máxima autoridad representada por el rey o emperador, esta figura tenía el poder militar, judicial, religioso y legislativo, estaba protegido por una escuadra de élite que se hacían llamar los Inmortales, el rey tenía a su disposición esposas y concubinas, las cuales estaban custodiadas por eunucos, estos hombres  estaban castrados y  tenían como objetivo la custodia de las mujeres del harén del rey.

El imperio estaba dividido en 20 provincial a las cuales se les denominaba satrapías, estas localidades eran controladas por 3 funcionarios cuyos cargos era un general, un secretario y un jefe de provincia denominado Sátrapa, estos representantes eran escogidos por el rey, de esta manera se evitaban los atropellos y abusos del poder, así como los actos de corrupción, el control de su gestión la ejecutaba una figura denominada inspector real, que frecuentemente visitaba a las provincias y luego informaba al rey.

Los ingresos provenían mayoritariamente de los impuestos los cuales se utilizaban para la construcción de los caminos que servían para unificar el imperio y para trasladar las guarniciones militares en los casos de rebelión.

Economía

El imperio aqueménida, fue la primera institución que acuñó monedas en el periodo cuando gobernaba Darío I, este se caracterizaba por poseer un esquema monetario bimetálico en oro y plata, la moneda de oro se denominaba dárico la cual tenía un peso aproximado de 8,34 gramos,  3.000 dáricos era 1 talento que equivalía a 34 kilos de plata, esta se consideraba la unidad monetaria con más valor.

La moneda de plata se le denominaba siclo, tenía un peso aproximado de 5,56 gramos, 20 siclos correspondían a 1 dárico. Este sistema monetario fue el instituido por siglos hasta la llegada de Filippo II rey de Macedonia en el año 359 a.C y fortalecido por Alejandro Magno en la segunda mitad del siglo IV a.C.

Durante el periodo del Imperio aqueménida, las monedas no tuvieron una variación drástica en su forma, por lo que tanto el dárico como el siclo tenían una forma ovalada y en lado anverso se plasmaba una figura que generalmente era el monarca de turno, en el reverso solo se colocaba una figura cuadrada.

La producción de la moneda de oro solo era ejercida por instrucciones reales, las regiones sátrapas, las ciudades autónomas y los príncipes locales  tenían el permiso real de producir las monedas de plata y cobre.

Su economía se basaba en la recaudación de impuestos, estos tributos eran invertidos en la construcción de obras públicas, vías y caminos por medio de los cuales se unirían las diferentes regiones del imperio, las construcciones de palacios,  los monumentos y la manutención de su ejército.

En relación con el comercio, este era muy desarrollado, se estableció una estructura que permitía el intercambio eficiente en todo su territorio, las tarifas que se cobraban por concepto de la actividad comercial fue una de las principales alternativas de ingreso del Imperio, junto con la actividad agricultura, ganadera y el pago de los impuestos por parte de sus pobladores.

Cultura y tradiciones

Debido a su gran expansión territorial la cultura y las tradiciones del Imperio aqueménida era muy amplia, empezando por la gran variedad de lenguas, en el inicio del Imperio no se utilizaba la escritura, esta comenzó en el periodo de Darío I, la cual se basaba en una escritura cuneiforme que se realizaban en tablillas de arcilla húmeda en la cual se destacaba los idiomas persa antiguo, babilonio y elamita, el cual era utilizado solo para aspectos reales.

Después que se conquistó Mesopotamia, hubo como una unificación en el lenguaje en todo el territorio del Imperio aqueménida utilizando mayoritariamente el idioma elamita, inclusive se introdujo un alfabeto lo que solucionaba las comunicaciones y que pudo mantener unido a este enorme territorio, sin embargo, muchas de estas regiones utilizaban adicionalmente sus dialectos locales, como por ejemplo el egipcio, el griego, el lidio entre otros.

Entre las tradiciones del Imperio aqueménida, estaban los grandes eventos de cumpleaños, eran especialistas en la elaboración de dulces y vinos. Con relación a su saludo, estos se besaban en los labios, si alguno tenía una condición social menor se besaban en la mejilla y el saludo al rey era arrodillándose a sus pies.

Los hombres practicaban la poligamia por lo que tenían varias esposas y concubinas, a los niños a partir de los 5 años de edad hasta los 20 se les enseñaban a montar caballos, a utilizar el arco y la flecha y a decir siempre la verdad, la mentira era considerado un pecado capital, por lo que el castigo era la muerte.

El Imperio aqueménida, se caracterizó por respetar las culturas de los territorios conquistados, solo incorporaban algunas costumbres persas, esta situación permitió que las costumbres se interrelacionaran convirtiéndola en una de las más diversas y ricas de la humanidad.

Religión

La religión fue la más fuerte influencia del Imperio aqueménida, ya que dominaban a la población por medio de los actos religiosos. Las doctrinas tenían un funcionamiento remoto y se fortalecieron cuando comenzaron las acciones de conquista y expansión, eran tan poderosas que fueron extendidas por toda el Asia Occidental.

En la historia del Imperio aqueménida fueron muchas las prácticas religiosas que se realizaron por ejemplo Ciro rendía culto al dios babilonio Marduk, Cambises II se proclamó faraón en Egipto y practicó el ritual religioso de la región, cuando promovían los cultos reales en las regiones conquistadas legitimaban al mismo tiempo el poder imperial.

Sin embargo, el grupo selecto de la clase social imperial practicaba el culto del zoroastrismo con la devoción a Ahura Mazda al cual se consideraba como el único, el creador y ser supremo, cuyo símbolo era el fuego, al igual que en la época de Darío I, por lo que se consideraba que era la deidad que protegía a la monarquía, para el siglo V a.C esta era la religión que se practicaría en todas las regiones del Imperio aqueménida.

El historiador Heródoto, registra que no se realiza ningún rezo ni ofrenda sin la presencia del mago o moved, o del sacerdote zoroastrismo, quienes se encargaban de los ritos u oficios religiosos.

Un rito asociado con la religión fue el sacrificio caballos en ofrenda al rey, este rito se efectuó a partir del reinado de Cambises I hasta el inicio del reinado de Alejandro Magno.

Ejército

El ejército del Imperio aqueménida, estaba básicamente conformado por la población que habían conquistado y por los mercenarios que batallaban a cambio de una remuneración.

Su composición estaba establecida por huestes de las tropas de las caballerías a través de los caballos, camellos o carros e infanterías conformadas por hombres nacidos en Persia y la estructura de las tropas estaba a cargo de los nacidos en los territorios de los Medas, esta situación proporcionaba el orden cultural -militar en la inmensa región del Imperial.

Los gobernadores de provincias a quienes también se les denominaba sátrapas tenían como responsabilidad la guarnición de su territorio a través de tropas locales.

La organización de las tropas se realizaba en secciones decimales, de 10 hombres, compañías de 100 hombres y formaciones de 1000 hombres, los regimientos llamados Hazabaram podían estar compuestos por 10.000 hombres.

Los soldados se protegían con escudos realizados en material de cuero y mimbre y sus armas eran las lanzas, hachas, espadas, arcos y flechas, sus armaduras eran confeccionadas con una coraza de material acolchado en lino y un casco.

Reyes del Imperio aqueménida

Los reyes del Imperio aqueménida se caracterizaron por una monarquía totalitaria el cual poseía el poder político de manera absoluta, era el juez supremo, el representante de las leyes divinas en la tierra, era el jefe militar, entre otros aspectos de omnipresentes, los cuales fueron representados por los reyes que a continuación se mencionan:

  • Teispes de Anshan, descendiente de Aquémenes.
  • Ciro I de Anshan, descendiente de Teispes.
  • Cambises I de Anshan, hijo de Ciro I.
  • Ciro II o Ciro el Grande, descendiente de Cambises I: su reinado se inició en el año 550 hasta 530 a. C.; gobernó en Anshan en el año 559 a. C. y conquistó a Media 550 a. C.
  • Cambises II, hijo de Ciro el Grande, reinó desde el 529 a.C hasta 522 a. C.
  • Esmerdis aparentemente era hijo de Ciro el Grande, gobernó en 522 a. C., posiblemente fue un usurpador en el cargo.
  • Darío I, el Grande, cuñado de Esmerdis y nieto de Arsames, reinó desde el año 521 hasta el 485 a. C.
  • Jerjes I, descendiente de Darío I, reinó desde el periodo 485 al 465 a. C.
  • Artajerjes I hijo de Jerjes I, reinó desde el año 465 hasta 424 a. C.
  • Jerjes II, hijo de Artajerjes I, reinó en el año 424 a. C.
  • Sogdiano, medio hermano de Jerjes II, reinó desde el año 424 hasta el 423 a. C.
  • Darío II, medio hermano de Jerjes II, reino desde el periodo 423 al 405 a. C.
  • Artajerjes II descendiente de Darío II, reino desde el año 404 al 359 a. C.
  • Artajerjes III descendiente de Artajerjes II, reino en el periodo comprendido entre el 358 hasta el 338 a. C.
  • Artajerjes IV, hijo de Artajerjes III, reinó desde el año 338 hasta el 336 a. C
  • Darío III, bisnieto de Darío II, reinó desde el año 336 hasta el 330 a. C.

Con esta información hemos terminado el tema relacionado con el Imperio aqueménida. Sí este artículo fue de tu agrado, te invitamos a conocer otros temas de interés, a través de los siguientes enlaces:

 

Leave a Comment